Somos Pasillo

Hermanos Hernández

Hermanos Hernández

Héctor, Gonzalo y Francisco fueron tres músicos aguadeños que contaron con la fortuna de nacer en una familia musical. Algunos de sus tíos maternos, músicos conocidos en el municipio como Los Grillos, les abrieron las puertas a un mundo de aprendizajes en la interpretación de los tres instrumentos tradicionales de la música típica andina colombiana, conocimiento que supieron exaltar con su agudo desarrollo auditivo y sensibilidad artística.

Aunque en su pueblo natal tuvieron el reconocimiento de ser buenos músicos, trasladarse hacia Manizales marcó definitivamente el inicio de una carrera musical plagada de merecidos elogios. Al estar en la ciudad capital del departamento de Caldas logran consolidarse aún más como agrupación gracias a los aportes que las experiencias de los viajes a municipios y ciudades cercanas les dejaron tales como la ampliación de su repertorio musical y su constante estudio de diferentes instrumentos.

Su formación y reconocimiento en estos lugares los impulsa a tomar nuevos y más grandes retos que ampliaron su trayectoria, como por ejemplo lo fue la oportunidad de conocer al Circo Riego, proveniente de España, con quienes inauguran su proyecto internacional en un recorrido hacia Venezuela bajo el nombre artístico Arpa del Ruíz.

Al retornar a Colombia independizados ya del Circo Riego y al haber adoptado el apelativo con el cual los conocían, Hermanos Hernández, emprendieron un largo viaje por diferentes países de Centroamérica, Norteamérica, Europa, África, Australia y Suramérica, tejiendo vínculos y compartiendo música colombiana o de los países visitados. Su capacidad adaptativa los llevó a explorar la sonoridad de instrumentos considerados exóticos como por ejemplo lo fueron el botellófono, el serrucho melódico o la famosa guitarra-arpa de la empresa Gibson; instrumentos clave que agregaban sorpresa a las presentaciones que de por sí ya eran llamativas por la destreza musical y la empatía de estos artistas.

En cada país que visitaron conocieron a personas influyentes en la política, promotores culturales, artistas de cine, teatro, música, danza; se presentaron en escenarios principales como grandes teatros, estadios, circuitos de vaudeville, dándose a conocer así para gran un número de públicos. Varias de las tecnologías que hoy consideramos comunes, en esa época se encontraban en pleno desarrollo. Ellos tuvieron la oportunidad de conocerlas de cerca debido a que, por ejemplo, se cuentan entre los primeros artistas colombianos en grabar discos de acetato con música propia y de otros países, con sellos discográficos como la RCA Víctor y Odeón; además, participaron musicalmente en rodajes de largos y cortometrajes; y realizaron transmisiones radiales con su música.

De regreso a Colombia y tras la muerte de Héctor el hermano mayor, Gonzalo y Francisco diluyen el grupo pero no sus iniciativas en el mundo musical. Cada uno de ellos continúa haciendo aportes interesantes en escenarios musicales a nivel nacional, con presentaciones, creaciones de escuelas, composiciones, nuevas grabaciones.

La importancia musical de los Hermanos Hernández vuelve a la memoria con la necesidad de que permanezca y adquiera mayor relevancia para la historia musical de nuestro país.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Ir arriba